Miguel Cifuentes Arias

Una Vida Dedicada a la Naturaleza

miguel cifuentes wwf colombia

 

 

 

 

 

 


"Dejé mi corazón en Galápagos, pero América Central es mi segundo hogar”
.

Miguel Cifuentes Arias Miguel

 

A la Memoria de Miguel Cifuentes Arias 


Por: Oscar E. Brenes Gámez, CATIE www.catie.ac.cr

logo catieOscar Brenes, fue compañero de Miguel Cifuentes en el programa de maestría de la Escuela de Posgrado del Catie en la promoción 1981-1983. Además fueron colegas en la WWF durante 13 años.

Miguel Cifuentes Arias falleció el lunes 2 de abril; con su muerte desaparece un amigo, un luchador de estirpe; inclaudicable defensor de la conservación de la biodiversidad y fundador de la sede centroamericana de una destacada organización mundial de la conservación, la WWF, en donde trabajó como representante regional por más de 15 años.

Este ecuatoriano de nacimiento realizó cientos de proyectos con ongs nacionales e internacionales, agencias de gobierno y comunidades locales. Además, Don Miguel administró por más de 10 años el Parque Nacional Galápagos en Ecuador. Tiempo después y gracias a su experiencia en áreas protegidas se convirtió en el presidente de la Fundación Charles Darwin.  

Paralelo a su lucha por la consolidación de proyectos en Centroamérica, nunca dejó de lado su labor de docente en la Escuela de posgrado del CATIE, su alma mater. Hoy queremos rendir tributo a éste gran líder del área ambiental latinoamericana.

El Dr. Pedro Ferreira, director general de Catie, comentó que "el legado de Miguel Cifuentes es invaluable. Se destacan sus aportes al fortalecimiento de las instituciones y a la formación de líderes para la conservación. Miguel no solo trabajó en Catie, construyó su familia y su vida con nosotros, lo cual recordaremos siempre".

Se anunció que la sala del Departamento de Recursos Naturales y Ambiente será dedicada en honor a este gran hombre. La sala queda cerca de la oficina donde Don Miguel trabajó durante sus años en Catie.

La Semana Santa, nos sorprendió con una noticia: el fallecimiento de Miguel Cifuentes. Sabíamos de sus problemas de salud, que llegaron hace seis años, pero siempre guardábamos la esperanza de que mejorara y que recuperara sus cualidades que le conocimos.

Fue hace 26 años, en marzo de 1981, que Miguel llegó al Catie. Vino con el propósito de mejorar sus conocimientos y experiencias en el manejo de las áreas protegidas para conservar la biodiversidad, que aseguren los procesos ecológicos y los elementos que forman los ecosistemas, como también las zonas de amortiguamiento donde las prácticas adecuadas de uso de los recursos naturales en armonía con el ambiente, permiten incrementar la producción y beneficiar a las comunidades.

Con esa motivación, desarrolló su tesis de maestría del Catie sobre el tema de Reservas de la Biosfera, bajo la dirección del Dr. Gerardo Budowsky. Sus compañeros de esa promoción aprendimos a conocer a Miguel y valorar sus opiniones y luchas. Miguel llegó solo a Turrialba, pero al poco tiempo vino su familia: Rosita, su esposa, y sus hijos Miguel y Daniel, el cuál tenía tan solo tres meses de edad.

galapagos turistasMiguel inició trabajando en conservación en su país natal Ecuador, estudiando biología y luego, por decisión e interés propio, se fue a Galápagos a conocer sobre la biología de las tortugas y la rica biodiversidad que habita en este lugar tan especial en el mundo, declarado Sitio de Patrimonio Mundial de la Humanidad. Allá llegó a convertirse en director del Parque Nacional Galápagos.

Luego de terminar su maestría, regreso a Ecuador, pero en 1986, volvió al Catie, para establecer la Oficina para Centroamérica del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), promoviendo el aprovechamiento y manejo adecuado de los recursos naturales para poder alcanzar el desarrollo sustentable que todos deseamos y, garantizar que este istmo siga cumpliendo la función de corredor entre Norteamérica y Sudamérica, lo cual ha sido reconocido actualmente por diversos organismos y países como un fenómeno ecológico de importancia mundial. Esa labor no fue tarea fácil y demandó muchos esfuerzos para buscar apoyo y conocer diversas iniciativas y oportunidades, lo cual le obligó a viajar mucho a diferentes partes del mundo y relacionarse con diferentes personalidades.

También Miguel comprendía que la conservación de la biodiversidad no es propiedad de un grupo o grupos privilegiados de personas o funcionarios, y que su éxito no depende únicamente de los gobiernos o del sector no gubernamental. Depende más bien del esfuerzo concertado de todas las personas, agrupaciones, comunidades, empresas y corporaciones que existen o realizan actividades en la región. Por eso apoyó la conformación de fundaciones y organizaciones en todos los países e hizo alianzas estratégicas con muchas de ellas. Me atrevo a citar dos ejemplos muy especiales para él: la Fundación Charles Darwin y el Fideicomiso para la Conservación de Guatemala.

A la vez, dado su interés y pasión en enseñar, y pese al esfuerzo extra que esto le significaba, dedicó mucho tiempo de su permanencia en el Catie, en fortalecer el recurso humano de todo América Latina, mediante la realización de actividades de capacitación y la orientación de diversos estudiantes en su maestría. Fue director de varias tesis de posgrado y la elaboración de diversas publicaciones. Muchas de estos documentos y metodologías se siguen considerando claves para realizar investigaciones y mejorar la efectividad en el manejo de las áreas protegidas y determinar la capacidad de carga turística.

Durante todos estos años la familia Cifuentes Jara fortaleció y continuó el nexo con Catie y la comunidad turrialbeña, cultivando muchas amistades. Hoy deben sentirse orgullosos de ese esposo y padre visionario que inclusive construyó una casa en Turrialba, lo que permitió disfrutar de ese lindo lugar, apreciar la naturaleza y echar raíces en nuestro país, tanto a él como a su familia.

Como compañero de trabajo en el WWF por varios años, pude vivenciar a ese Miguel fuerte, luchador, líder y buscador de iniciativas nuevas en pro de la naturaleza, priorizando los sitios y áreas claves.

Hoy en día, muchas personas que trabajamos en conservación estamos conscientes de las responsabilidades que cada uno tenemos para mantener la biodiversidad de importancia global y su significado para nuestra vida diaria. Miguel debe ser recordado como un ejemplo de trabajo y dedicación, como gran profesional y persona. Además debe ser un estímulo para seguir en el camino de asegurar la conservación de nuestras riquezas y respetar toda forma de vida.

Sus dificultades en la salud no le permitieron continuar activamente los esfuerzos de conservación que inició y que, tal vez, algunos no se han concretado aún, pero su compromiso para procurar el desarrollo sustentable con base en la conservación de nuestra extraordinaria biodiversidad regional, la cual constituye el recurso más valioso que poseemos, nos debe motivar a seguir adelante, con su ejemplo de lucha.

 

Obituário 09 abr 2007 WWF

A la memoria de un líder, 09 Apr 2007

 

Cifuentes Arias falleció el 2 de abril en Costa Rica, tras una vida de entrega y pasión por la conservación.

Este académico visionario alcanzó la cúspide de su carrera profesional al mando de WWF Centroamérica, cuya oficina en Costa Rica se fundó gracias a sus gestiones y donde ejerció como representante regional por más de quince años, hasta el año 2001 en que debió retirarse por razones de salud.

Licenciado en Biología y Master en Recursos Naturales Renovables, el ecuatoriano Miguel Cifuentes se caracterizó por ser un reconocido y respetado líder en el área ambiental de Latinoamérica. 

CC ilustracao Cifuentes corrigida mini 100dpiSu perspectiva respecto a la economía y política de la conservación en Centroamérica, así como sus conocimientos prácticos sobre las necesidades y oportunidades de mejorar el manejo de las áreas protegidas en la región enfocado en el beneficio de comunidades adyacentes, le permitieron ganar la confianza de la red mundial de WWF, que opera en más de cien países, y que gracias a Miguel aceptó el gran reto de abrir la sede centroamericana en Costa Rica desde 1986.

Su pasión por el trabajo lo llevó a explorar posibilidades de apoyo técnico, financiero e institucional para la conservación mediante iniciativas como el Fideicomiso para la Conservación en Guatemala, la consolidación de un manejo costero integral para la zona de Cayos Miskitos y el Golfo de Fonseca y el impulso a un proceso de planificación ecorregional para el Arrecife Mesoamericano y los bosques montanos de Talamanca.

Paralelo a sus gestiones de impulso y consolidación de proyectos en Centroamérica, nunca dejó de lado su labor docente en el programa de posgrado del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE). Miguel será siempre recordado "por su gran capacidad, inteligencia, vocación de servicio, vocación de maestro. Recuerdo hace ya algunos años, cuando Miguel enfermó, que él empujaba con aplomo el tema de certificación de áreas protegidas, tema innovador que la comunidad conservacionista continuará en honor a su memoria", son las palabras de Ronnie de Camino, funcionario de la Universidad para la Paz.

Vivió muchos años de su vida en Turrialba, Costa Rica, donde se le recuerda como el instructor estelar, mentor con enorme carisma, y uno de los pocos con experiencia real de campo en el tema de planificación y manejo de áreas protegidas, cuyos contenidos logró diseminar entre estudiantes provenientes de todos los continentes.

'Doy gracias al profesor Miguel. Gracias por permitirme crecer a tu sombra para ser mejor profesional y ser humano con el ejemplo de la solidez de tus consejos, sueños y proyectos', son las palabras del estudiante Germán Jiménez, que bien hacen eco en las voces de todos sus alumnos.

CCT capa manualSu especialidad también se extendió a la rama del ecoturismo, donde realizó estudios pioneros sobre la de capacidad de carga turística en áreas protegidas, diseño y manejo de zonas de amortiguamiento, evaluación de la efectividad del manejo y certificación de áreas protegidas.

Más de cien proyectos interdisciplinarios, que involucran ong costarricenses e internacionales, agencias de gobierno y comunidades locales, se han visto beneficiados con la asistencia técnica y planes estratégicos de manejo supervisados por este líder innato.

Su experiencia extensiva en el desarrollo de metodologías para áreas protegidas en América Latina le deparó el puesto de Presidente de la Fundación Charles Darwin, la cual administra el Parque Nacional Galápagos en Ecuador, donde Miguel ejerció como director por más de 10 años.

Entre sus numerosas publicaciones destacan:

  • Galápagos, tierra de contrastes (1989)
  • Capacidad de Carga Turística de las Áreas de Uso Público del Monumento Nacional Guayabo (1999)
  • Mediación de la Efectividad de Manejo de Áreas Protegidas (2000)

Pero, de seguro, lo que con mayor ahínco enfatizan todos los que le conocen, y le recuerdan es la calidez de los valores humanos, el cariño, el respeto y la voluntad de seguir siempre adelante con la fuerza que da un amor entrañable por la vida.

 

Fontes:

 

 Capacidade de Carga Turística (CCT)


Capacidade de Carga da Trilha do Macuco, Parque Nacional do Iguaçu
(2001)